miércoles, diciembre 15, 2010

ALARGAPENES

Seguro que más de uno ha podido ver los espacios de teletienda. Esos espacios de sabiduría eterna que nos hacen ver cuales son los verdaderos secretos del éxito en la vida.
Hay uno en especial que a mi me deja helado:

Sí señores; el tamaño importa. Así nos hemos enterado unos cuantos mortales de la salvaje verdad. Ellas no lo reconocerán nunca, porque nos aman y cuidan de nuestra autoestima, pero ya lo veis, por muy buenas personas que seáis el lote no es completo con vosotros. Muchas compensan diciendo que lo que cuenta es saber usarla, pero quien dice que en sus adentros también piensan que tampoco la sabes usar, y que eres arrítmico y patoso, pero se lo callan como con lo del tamaño haciendo gala de su diplomacia? Se os ha pasado por la cabeza preguntar? No lo hagáis insensatos! corréis el riesgo de que os digan la verdad.
Pero la verdad está ahora en nuestro poder, al oír las palabras de la tía que sale en el coche. Resulta que en realidad les gusta fornicar con el hombre llamado caballo y los que somos justitos estamos condenados al más perturbado onanismo.
Pues una cosa os diré mujeres del mundo: eso del tamaño os importa mucho, pero no deja de ser un placebo. Porque si los resultados del chisme infernal ese ( hay que tener complejo para encasquetarse esa especie de ortopedia infernal en la entrepierna ) son ciertos, se están quedando con vosotras. Si tú alargas y estiras algo, como por ejemplo un chicle, su volumen no varia. O sea, que lo único que tienes es algo más largo pero menos gordo. Y según me dijo cierta mercenaria vaginal, lo que da placer es el grosor. O es que encontráis placer sintiendo un palo fino y largo descolocándoos el páncreas? A que no! NO! Así que si hay alguna que está más contenta con su pareja después de haberle puesto el bicho ese, es todo psicológico.

Y cambiando de tema, diré que el lunes marcho a Madrid a pasar las navidades. Nosotros somos "Entresorts". Clicad aquí para más detalles. Por eso a partir de la semana que viene utilizaré este blog como diario de a bordo para narrar las aventuras de un titiritero catalán en la capital.

3 comentarios:

Belén dijo...

¡Mucha mierda Miquel!

Besicos

R.Holiday dijo...

Ay Miquelín....
:)

rosquilleta dijo...

Porras, no me enteré de nada.
A leer se ha dicho!!!