lunes, enero 03, 2011

DIARIO DE A BORDO TITIRITERO ( epílogo )

Y ya estoy de vuelta, escribiendo esto en Mataró. Atrás quedó la aventura madrileña, con buen sabor de boca. Solo puedo guardar buenas palabras del pueblo de Madrid. Gran ciudad y gran público, menos Rouco y sus huestes de descerebrados cantadores de villancicos. Jordi Regot tuvo que anular sus pases porque el pobre no se oía á si mismo. Aún así, me guardé mi última rabieta, y pusimos antes de empezar y mientras ellos probaban sonido, AC/DC y Black Sabbath. De todas maneras os aseguro que la iglesia tiene muchos duros y sus bafles superaban a los nuestros. Es lo que tiene la libertad de expresión de estos señores, que la tienen que decir a gritos y ocupando el paseo de la Castellana.
Y vuelta a Cataluña, con un pinchazo de remolque por el camino, afonía y unas ganas terribles de no tener hijos. Pero... no hay nada más rico que mi profesión. Porque al fin y al cabo a los titiriteros siempre nos queda eso; pasión por entretener. Y parafraseando a mi compañero Antonio, para despedir esta intensa bitácora, os digo con la mano en el pecho:


SI ME QUIERES ESCRIBIR

YA SABES MI PARADERO

ESTARÉ EN UN CARROMATO
PORQUE SOY TITIRITERO

5 comentarios:

R.Holiday dijo...

Benvingut,entonces,:)

Belén dijo...

Me alegro...

Besicos titiritero!

Mirabai dijo...

Què macu!!!! I jo contentíssima de tenir-te per aki de nou!!!!!

rosquilleta dijo...

bueno, estubo genial. Una historia cojonuda.

Disfruta del merecido descanso y recarga pilas que queremos leerte pronto.

Un cálido abrazo!

sunny dijo...

Felicidades por tu trabajo.

Besinos