domingo, octubre 05, 2008

A CUADROS.
Es cierto que cuando se llega a la adolescencia, se sufre una metamorfosis cruel, tanto física como psíquica. Una etapa estúpida y muy burra, que muchos dirán que fue encantadora. Pero que si cada uno analiza bien le daría por quemar cualquier foto, cinta de cassette, o prenda de vestir.
Me gustan las camisas a cuadros. Es una realidad y es inamovible. Siempre que tengo una imagen de mi es vistiendo una camisa a cuadros escoceses y roja.
De donde viene ese gusto? pues de la adolescencia. Y no es porque viví cierta etapa en pleno auge del grunge. Todo me viene por una película.

Contaba yo los 13 años cuando vi "El club de los cinco". Una película considerada de culto dirigida por John Hugues en 1985. Una sinopsis simple: cinco chavales son castigados un sábado en el instituto por diferentes razones. Los 5 responden a arquetipos diferentes en el típico instituto yanky. Se ven obligados a interactuar y descubren que son algo más que esos clichés que se les imponen o autoimponen.
Bien... no hay más. Una trama pueril pero encantadora. En mi efervescente adolescencia me marcó cosa mala. Teníamos a la pija, al deportista, al empollón, a la rara y al rebelde John Bender. Como me gustaba John Bender!!!! Esas greñas, esa chulería, esa manera de molestar a todo el mundo y esa... camisa de cuadros!!! Intenté vestirme como él y comportarme como él.
Por qué? Pues porque evidentemente yo no era nada como él, pero es lo que tiene la adolescencia necesitas un disfraz y una personalidad para destacar de entre los demás.
Recuerdo que me sabía casi todos los diálogos y que hasta dramatizaba con mi hermana. El más común era:


-Qué zorra eres!!!


-Por qué?! Por qué digo la verdad? Por eso soy una zorra?


-No! Porque sabes que es una faena horrible hacerle eso a alguien y porque no tienes pelotas para dar la cara por tus amigos y decir que te cae bien quien a ti te da la gana!!!!!


Aaaaah que recuerdos!!! Precisamente la película logró el efecto contrario en mi al deseado por el director; me dediqué a etiquetar a todo bicho viviente.

Es obvio que por mucho que fuera por la vida intentando comportarme como ese personaje no lo conseguía, por que ni me drogaba ni follaba, ni me peleaba, ni me echaban nunca de clase. Solo era un gafapasta que vestía siempre con camisas a cuadros, chaqueta tejana, guantes de lana con los dedos cortados e intentaba llevar el pelo largo el mayor tiempo posible hasta que mis progenitores me obligaban a ir al peluquero de una santa vez.

La película vista ahora, me parece tontita, pero solo pegarle un vistazo de vez en cuando disfruto tanto como un gay viendo "The Rocky Horror Picture Show".

Ahora ya solo me queda mi erizada de vello cuando escucho su bada sonora, el "Don't you" de los Simple Minds.

Eso y... mis camisas a cuadros.

9 comentarios:

Sr. Inferno dijo...

Película para la lista de "pendientes"

rosquilleta dijo...

a esa edad somos tan esponjas que aun hemos teido suerte de ver esas pelis y no otros ejemplos...

de hay que salga lo que salga hoy en día en la sociedad...

un abrazote

Belén dijo...

Yo la vi en la tele, la verdad es que fue curioso porque nome estaba gustando pero cuando apareció el malo ya me empezó a interesar, la verdad es que es una peli muy majica, me da muy buenos rollos y recuerdos...

Yo de adolescente era la empollona que encima salía y fumaba, rompía muchos esquemas, cosa que molaba bastante, pero claro, siempre acababa con mis neuras personales...

Besicos

P.D And I say la lalalala lalalala lalala lala lalalalaa...

Mar (la hermana) dijo...

QUE TIEMPOS AQUELLOS.... OIG.
Pues sí, yo a veces hasta los añoro.
Otro diálogo que repetías bastante es cuando el Bender éste le pregunta al empollón qué le han traído los reyes y después Bender le cuenta que su padre le cogió por la camisa y le dió un cartrón de tabaco:
-Toma John hijo, para que fumes!

Bueno, recuerdo tantos diálogos, que elegir uno sólo es un esfuerzo.

Petons

Beth dijo...

¡Joder! ¡las camisas de cuadros! yo las llevaba, recuerdo que tenía una con los cuadros negros y otra rojos.

La peli la he visto alguna vez en tv, pero siempre empezando, será cuestión de verla entera a ver que tal.

Si no hubieras dicho nada y viendo la foto, te hubiera identificado con el malo malote. Está claro.

rose dijo...

Ahhhh! qué peli!!! a mi también me gustó mucho,la recuerdo y recuerdo que yo me identificaba con la rarita,pues tb vestía de negro en aquella época-ya ves-aunque al final me daba pena de la pija y sentía compasión del de la camisa cuadros...en fin,creo que la vi un par de veces.

Yo saber saber ,me se todos los diálogos de Dirty Dancing..y las canciones,claro.
;)

Mentes sucias dijo...

Peor eran las hawaianas! yo tenía una que me encantaba!

Salutttt

punto g dijo...

Joder que vieja soy , yo soy de la generación que solo topabamos a estos magníficos personajes en los libros.
Besín en cada cuadro de la camisa

Alize dijo...

Pues me animas a ver la susodicha peli, no tiene que estar mal y, además, a mí me encantan los "malotes"...
Yo tengo por ahí una camisa de cuadros tamaño XXL de mi hermano, que me viene de perlas cuando hace fresquete por casa (o clase)
Besicos de limón