miércoles, julio 04, 2007

SINISTRA ( II )

Salvatore Frascilla se volvió raudo. Miró por todos lados. Hacia los rincones del callejón, hacia las ventanas, hacia la puerta trasera de Humberto's. Nada. No veia nada. Aguantaba su pistola de manera firme con la derecha y el cigarro levemente con la izquierda. Entonces lo volvió a oir:

-Eh bambino! Te ha comido la lengua el gato?

Miró al suelo y vio como Ciccio Sinistra se levantaba con la mano en el estomago, tambaleándose. Mientras se incorporaba y con su fria sonrisa forzada le mostraba un zippo. Sinistra lo encendió mientras decia:

-Ahí tienes amigo.

Sal apuntó a la cabeza de Sinistra y disparó entre ceja y ceja a 2 metros de él. La sangre salió disparada salpicando el traje del sicario. Sinistra cayó hacia atrás duramente provocando un seco golpe acompañado del crujir del craneo contra los adoquines.

-Un tipo duro- Musitó Salvatore. Miró hacia los lados. Se dio la vuelta y volvió a andar esta vez con más prisa.

-Bambino! Te olvidas la lumbre para el cigarrillo.

El Rápido Sal se quedó petrificado y lentamente volvió la mirada. Ahí estaba Don Ciccio Sinistra de rodillas. Los sesos se asomaban por su cabeza y el seguia sonriendo de manera cordial enseñando los dientes sangrantes y escupiendo uno. Su camisa estaba empapada de sangre e iba goteando formando un charco en el suelo.

Asustado Salvatore volvió a disparar freneticamente. En la cabeza, en el pecho, en el estómago, en las rodillas en los brazos hasta que le vació el cargador. Sinistra volvió a caer para volver a levantarse a recoger su zippo. Su aspecto era el de un tullido sangriento y dantesco que caminaba tambaleante hacia Sal.

-Toma bambino! el fuego!

El Rápido Sal con una mueca de horror en la cara tiró la pistola al suelo. Sacó un cuchillo del bolsillo trasero de su pantalón y fue corriendo a acuchillar a la victima. Empezó, como un carnicero de barrio, por el estómago, luego por la cara, que acabó de desfigurar, le ofreció un energico corte en la garganta y acabó clavándole con energia el cuchillo en la clavicula. Don Ciccio estaba hecho un trapo. A Salvatore se le empezó a revolver el estómago y mientras miraba a Sinistra en el suelo tratando de volver a levantarse riendo sardonicamente, fue a buscar el cubo de la basura metálico que habia en el rincón de la puerta del restaurante. Lo cogió con ambas manos. Lo levantó con energia. En ese momento el Rapido Sal, era algo desesperado, con su traje y cara manchados de sangre y visceras. Ofrecia la imagen del miedo y la rabia en el momento en que alzaba el cubo y lo estrellaba en la cabeza de sinistra repetidas veces.

La cabeza del desgraciado consigliere estaba fusionada con el suelo. Un ojo le colgaba y la mandibula apenas continuaba aderida al resto del craneo.

Salvatore, sonrió. Se preguntaba quien era ese engendro. Estalló en una risa neurótica y de triunfo y se caló el sombrero. Recogió el cigarrillo que nunca encendia y del cadáver destrozado salió una voz casi inteligible que decia.

-Sin rencores Bambino. Toma fuego!!!

Sal empezó a llorar y echándose atrás gritó en la oscuridad del callejón.


Cuando Giacomo Strada, el capo di capi se levanto por la mañana, se puso su albornoz de seda, sus zapatillas y silbando una canción napolitana se encaminó hacia la cocina. Esperaba encontrar el diario en la mesa al lado de sus tostadas y leer la noticia de que Ciccio Sinistra había sido encontrado muerto en un callejón.

Abrió la puerta de la cocina y encontró horrorizado un cadáver totalmente carbonizado junto a sus tostadas. Entre el amasijo de carne quemada podia distinguir que en la boca estaba encajado un cigarrilo sin encender. Al bambino le habían dado mucho fuego.

6 comentarios:

>>Alize dijo...

¡Buenísimo! Me ha gustado mucho el giro zombi de la historia, no me lo esperaba.
Besicos de limón

Larita dijo...

Tenía que ser junto a las tostadas?
¡Como para desayunar!.Así me gusta que sigas sin bajar el listón, es un gusto leerte. Besinos (muchos)

Miquel dijo...

El listón res tú. ya te pillaré ya!

Anónimo dijo...

Ya me han sentado mal las tostadas de esta mañana jejeje no me esperaba este final,...vaya vaya este final me recuerda el chuqui carbonizado de la primera parte del muñeco diablolico !!!
besoos de elisa !!

rosquilleta dijo...

si es que fumar es malo...

buenísimo. me daba entre risa y asco. perono podía parar de leer.

un crak.

Anónimo dijo...

De un tirón me he leído tu blog.¿Como no me lo habías comentado?.Mira nene , necesitaré unos días para asimilar si me conviene pasar otro fin de semana con un tio tan interesante como tu. Podría ser letal para mi.Mientras me lo pienso , besitos.
Luna