lunes, septiembre 28, 2009

MR.CROWLEY

Retomando mi antigua costumbre de hablar de tipos peculiares, hoy hablaremos de Mr. Aleister Crowley.

Edward Alexander Crowley nació e 1875 en el seno de una familia rica en Gales. El pobre, se quedó huerfano todavía muy renacuajo y un par de tías solteras, evangélicas, conservadoras y puritanas se ocuparon de él. A la que se fue a Cambridge a estudiar como buen pijillo inglés, empezó a escribir sus primeras novelas, poesías, ensayos y relatos eróticos. A partir de aquí, el bueno de Aleister empieza a gestarse como un crápula en toda regla y no porque le diera por meterse en templos y sectas herméticas dedicadas a la ciencia-religión-adoracióndealgo, si no porque empezó a hacerse llamar a si mismo, "La Bestia 666". Empezó a hacerse celebre como ocultista, satanista y todo lo que acabe en ista, hasta fundar su propia religión. Se compró una mansión al lado del Lago Ness donde ya era famosas su bisexualidad y sus orgías campestres. Lo bueno de todo es que el tipo era todo un erudito, pero evidentemente se te conoce más por las gamberradas que haces que por las cosas buenas.
Con su recién fundada secta "Thelema" escribió "El libro de la Ley" donde explicaba las bases y dogmas de su cachonda manera de ver el mundo. Satanismo, drogas alucinógenas, sexualidad aberrante y se juntaban en una de sus frases más famosas; "Haz lo que tu quieras, será toda la Ley". En 1920 se piró a Sicilia y estableció su Abadía de Thelema, donde empezó a ganarse el título de "el hombre más perverso del mundo".

Junto con sus acólitos, mujer, hijo y amantes se entregaron en un bucle de perversiones. Magia y satanismo se juntaban en las paredes de la abadía, donde aún se conservan los frescos inquietantes que el mismo pintó. La mejor era la sala de las pesadillas donde se veían escritas frases de sus poemas como:

Apuñala a tus demonios
sonríele a mi cerebro
empápame de cognac,
coño y cocaína.


En la localidad se le recuerda paseando por la campiña con sus amantes, ataviado con sus túnicas y su cetro. La peña no se acercaba mucho por ahí, pues eran famosos sus sacrificios con animales mezclados con drogas y mucho sexo perverso.
El declive empezó de la manera más tonta. Uno de los telemitas, cumpliendo con la ley de "haz tu voluntad", le dio por beber del agua de un charco y el pobre idiota murió intoxicado. Mussolini les cerró la barraca y el pobre Crowley volvió a su Lago Ness.Poco a poco, todos les fueron dando la espalda, sus amigos, amantes, coleguitas escritores y demás hasta que el tío murió a la sorprendente edad de 73 años. Digo sorprendente, porque se había pasado 50 años metiéndose cantidades indecentes de heroína y otras drogas duras.
En la máxima pobreza y en su lecho de muerte, dice la leyenda que sus últimas palabras fueron "a veces me odio a mi mismo".
Todo un cachondo el Crowley, al que se recuperó en los años del misticismo hippie. El mismo Jimmy Page de Led Zeppelin era un friki apasionado con su obra y hasta compró su mansión del Lago Ness donde moriría en extrañas circunstancias el batería del mismo grupo, John Bonham.

Erudito intelectual para unos, mago charlatán y degenerado para otros. Para mi, lo mejor que nos ha dejado Aleister Crowley, es la canción que oís ahora, que aparece en el primer álbum en solitario del gran Ozzy Osbourne. Atentos al solo final de Randy Rhoads; nunca me cansó de oírlo. Para ir y llorarle en el hombro al guitarrista.

9 comentarios:

Wayne Gro dijo...

John Bonham no murió en ese castillo ni en extrañas circunstancias, a menos que beberse más de veinte vodkas con naranja, entrar en coma etílico y morir a consecuencia sea extraño. Los que murieron de forma rara fueron los hijos de Robert Plant en un accidente de coche, y para entonces la leyenda negra de que Page había vendido su alma al diablo como Robert Johnson a cambio de la fama, pero ya se sabe que hacer negocios con el señor oscuro es lo que tiene

Belén dijo...

Siempre me ha interesado este tipo, y estuve una temporada leyendo muchas cosas de él...

Besicos de sant miquel ;)

Beth dijo...

Avui es el teu sant!
Felicitats!

Miquel dijo...

Gracias por la corrección sobre Bonzo, Wayne Gro.
Y muchas gracias a las dos por recordar mi santo. Ya sabéis lo devoto que soy de los arcangeles.
Salut!!!

rosquilleta dijo...

no habia oido hablar de él. Ves no me acostaré sin saber algo más...

Rose dijo...

Ni idea,nin...pero yo que conozco las immediaciones del lago Ness...-mujer viajada que es una,super osea...-no me extraña que le diera por el puterío y el despendole,el sitio es acojonante y da para eso y más.
Que viva.Ea.

Nahim de Liébana dijo...

Miquel, coneixes aquests dos personatges?

http://tediosfera.files.wordpress.com/2009/09/aleister-crowley-chess-fernando-pessoa.jpg

És estrany, tothom coneix d'en Crowley, els viatges d'egipte, el castell d'Escocia, la comuna de Thelema, pero poca gent coneix l'estrany incident de a boca do inferno

Anónimo dijo...

catalanes de los vohones dejad de de llenar estas paginas de mierda

arcademonio dijo...

M'encanta llegir-te i descubrir...m'encanten les tevés històries i llegendes...si ho arribo a saber faig una parada en el meu viatge a Sicilia...Para quan unes birras?...infinits petons per a les tevés butxaques