domingo, septiembre 14, 2008

11-S.

El jueves pasado fue 11 de septiembre. Aparte de ser una fecha tristemente recordada por lo que le pasó a dos famosos edificios estadounidenses, en Cataluña es nuestra fiesta nacional.

Y lo que vengo a decir yo es; que tiene de fiesta lo que hacemos en Cataluña en nuestra Diada.
Porque coño celebramos una derrota? Y eso es nuestra fiesta?
Según Wikipedia:


Una fiesta es un rito social en el cual las personas marcan cierto acontecimiento o alguna ocasión especial, como un cumpleaños, agasajo, boda, aniversario, etcétera; reuniéndose y desinhibiéndose o adoptando un rol para la ocasión. Se incluyen en este tipo de celebraciones las fiestas populares como las ferias, los carnavales...

Dicho esto y basándonos en lo que se entiende por fiesta, cada 11-s en Cataluña es tedioso y anodino. Es como uno de esos domingos sin gracia.

Una panda de políticos se limitan a llevar flores a efigies de un pobre presidente fusilado, mientras detractores de ideologias contrarias se hinchan a insultar. Millares de coblas sardanistas tocan, y se cuelgan senyeras de los balcones.



Jopé, conste que ser catalán es lo mejor que me ha pasado en la vida, pero ya que es nuestro día de fiesta, no seria mejor celebrarlo con alegría y humor? No sería mejor elegir otra fecha? Siempre he pensado que la de San Jordi seria la mejor para declararla festiva y adoptarla como día de conmemoración para los catalanes. Y si no es esa porque resulta que St George ya es el patrón de los ingleses, pues se busca otra u otra fecha de la tierra que rememore algo más alegre.



Hacer una "calçotada", una "costellada" y hacer "prou rauxa y xerinola". No apetecería más?

No sé.... algo que no tenga ese trasfondo político tan soso y tan victimista.

9 comentarios:

Mentes sucias dijo...

Como catalana de adopción siempre me he preguntado el porqué de celebrar una derrota como día de exaltación nacional. Se me ocurren tres opciones:
a) Por aquello del orgullo del perdedor, en plan "No olvidemos nunca".
b) Por aquello de ser unos rencorosos del quince, en plan "No lo olvidaremos nunca".
Y mi favorita
c) Porque no había ninguna victoria que escoger

Saluttttt!

Über

Belén dijo...

Bueno, yo es que estaba pensando con quien hablé lo de la Diada y coño, si fue con David... mi cerebrito cada día está peor...

Son los políticos los que enmierdan las fiestas, si todo el mundo pasara de las flores y de los abucheos y os fuerais a comer una calçotada (o como se escriba, joe, que no me acuerdo...) seguro que el tema cambiaba...

Ahh si, que a comer yo me apunto, tio, que somos primos hermanos los maños y los catalanes no? ;)

Petons

Beth dijo...

¿Y quién es el que va allí a entregar flores o a abuchear? porque mis amig@s siempre aprovechan para dormir hasta las tantas y aplacar el efecto de la resaca nocturna.

Estoy contigo en celebrar la diada el día de Sant Jordi, que ese día si que es genial.

JOAKO dijo...

En eso en Madrid os ganamos... o no, celebramos que nos levantamos en armas (facas y garrotes) contra el invasor frances, la revuelta ,de ahora hace 200 años, termino con un montón de fusilados al día siguiente, y marco el inico de una guerra contra los Franceses,¡en la que propiciamos la vuelta del absolutismo al país!, y además propició la "decada ominosa", el peor periodo de España en toda su historia.
En fin, en todas partes cuecen habas y las idiosincracias de los pueblos tienen sus extrañas servidumbres.
Un saludo

Celia dijo...

Digamos que forma parte de nuestro encanto, para que celebrar un Sant Jordi fecha en la que igualemente, aunque no sea festivo, te vas a dejar medio sueldo en rosas y libros, si podemos celebrar una derrota en el mes de septiembre que además se convertirá en festivo y no habrá que ir a trabajar (siempre que el calendario respete), yo voto por hacer festivos ambos los dos, y todos a pasear!! Un bso

Mery dijo...

Buena versión de la estaca, GRACIES REI MUAK....

Sr. Inferno dijo...

por algo será

Kaputxeta dijo...

D'acord amb tu.
A més...no siguem hipòcrites perquè la majoria de gent que tenia pont no ha celebrat més que fugir per uns dies de la feina.
Per Sant Jordi tothom surt al carrer, sigui dia de cada dia o festiu. Es regalen roses, llibres, hi ha senyeres pertot.
Es un dia molt bonic, estiguis o no enamorat.
L'11 de setembre poca gent sap què significa. I els que ho sabem ens fotem cops al cap pensant que vivim en un país massoca que va plorant pel perdut, i segueix baixant-se els pantalons. Com si no haguessim après res.
Així clar...poques coses alegres tenim a celebrar!

Vanessa León dijo...

Yo soy madrileña, pero he vivido tres años en Barcelona y de echo me siento muy catalana (espero no ofender a los que no me vean así) y allá donde voy defiendo su lengua y cultura y la respeto profundamente. De hecho, creo que soy de las pocas, que llegando sabiendo a donde iba y lo primero que hice fue ponerme a estudiar catalán.

El 11-s vivido allí han sido algo decepcionantes. La protesta (puede que legítimas, no me meto)tan violentas me han causado horror. Pero gracias por dar a conocer que esta fiesta se basa en una derrota, no tenía ni idea.

Un saludo